Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

La protesta por un crimen racial incendió Minneapolis

Un nuevo caso de violencia racial por parte de la policía terminó en una ola de protestas en plena pandemia. “Por favor, no puedo respirar”, djo George Floyd al momento de su detención

 

Desarmado, esposado y asfixiado contra el piso por la policía de Minneapolis (Estado de Minnesota), George Floyd, un hombre negro de 46 años perdió la vida el día lunes 25 de mayo. 

 

El caso, síntoma de la violencia racial que  ejercen las fuerzas de seguridad norteamericanas, decantó en una ola de protestas en plena pandemia y no se pudo contener la violencia de una ciudad que con menos de medio millón de habitantes transita desde ese trágico evento entre marchas, saqueos e incendios.

 

Las imágenes, acompañadas por varios videos, del momento de la detención muestran a Derek Chauvin, uno de los cuatro oficiales involucrados, clavando su rodilla sobre el cuello de Floyd mientras se escucha a este rogar: “Por favor, no puedo respirar”, frase que recuerda al caso de Eric Garner en el 2014, también asesinado por la policía, también negro.

 

Hacia el final del video que se viralizó, Floyd se queda inmóvil y en silencio, en tanto que Chauvin continúa aplicando la técnica de asfixia que tal como declarara el alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, está prohibida. Horas más tarde, fue declarado muerto en el Centro Médico del Condado de Hennepin.

 

Conocida la noticia e inicialmente en la ciudad de Minnesota, se realizaron movilizaciones que comenzaron de manera pacífica pero derivaron en el destrozo de buena parte de la ciudad.

 

Según reportan los medios locales, algunos ciudadanos movilizados comenzaron a tirar piedras y al llegar a la oficina identificada como el lugar de trabajo de los agentes involucrados en el caso de Floyd, comenzó el uso de granadas y gases lacrimógenos por parte de la policía.

 

Lo cierto es que con carteles que llevaban el mensaje “I can’t breathe” (“no puedo respirar”), los reclamos de justicia traspasaron las fronteras locales. 

 

En las últimas horas, se registró un muerto en la ciudad de Nueva York y la profundización de una movilización que encierra un espiral de repudio contra la discriminación policial en el que se involucraron figuras del deporte, la cultura y el periodismo.

TAMBIEN TE PUEDEN INTERESAR: