Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

¿Por qué tenemos sueños raros en cuarentena?

El coronavirus y el aislamiento provocó un aumento en los sueños que recordamos y la mayoría son pesadillas o un poco bizarros.

 

Los sueños raros y vívidos que estamos teniendo siguen aún siendo tema de conversación y para echar un poco de agua sobre el asunto Filo.News habló con Vanina Strada (MP 84114), psicóloga del Staff de CRENYF, quien fue muy clara con su respuesta.

 

«Los sueños están vinculados con nuestras emociones. Es muy común que en este contexto de pandemia los sueños sean de tipo terroríficos o pesadillas, ya que para producir los sueños se necesitan de ‘restos diurnos’ que se entrelazan a nuestras emociones, recuerdos y deseos inconscientes o reprimidos», aclara.

 

«Hoy estamos mirando las noticias todo el día, la cantidad de fallecimientos, más la preocupación personal que cada uno tenga por su trabajo, la economía, la educación de los hijos, la salud. Toda esta exposición a la sobreinformación y el stress personal afectan, sin dudas, las emociones y colabora a que el contenido del sueño no sea muy placentero y altere nuestro descanso», continuó Vanina.

 

«Los sueños tienen la característica de ser hipernítidos. Pueden hacernos dudar si estamos despiertos o dormidos. Las imágenes pueden cambiar rápidamente, son raras y estrafalarias. Sin embargo, la función fisiológica del sueño es la de reparar el organismo. Y el hecho que hoy los sueños se recuerden más, es por un lado por la carga emocional que tienen, y por otro lado, porque nos despertamos más lentamente -muchas veces sin despertador- y esto hace que tengamos uno minutos al despertar para recordar. Tampoco hay que obsesionarse con recordar los sueños ya que cuanto más queremos recordar, más se nos escapan», comentó la psicóloga.

 

Lo cierto es que todavía nos quedan varios días de incertidumbre y cuarentena pero existen, según Vanina Strada, algunas «recomendaciones para la higiene psicológica» para aplicar durante el día que alivian la carga negativa de lo que soñamos y ayudan a conciliar el sueño -si también estás teniendo dificultad en este punto-.

 

-Es importante la rutina, mantener cierto orden para ir a dormir y para levantarse. Estar en contacto con la luz del día de la mañana, por ejemplo, en un balcón.

 

-Antes de dormir no mirar películas o series de contenido violento, terroríficos o grandes suspensos y/o adrenalina ya que generan ansiedad. Es recomendable buscar géneros más amigables como las comedias, musicales, aventuras.

 

-Evitar las siestas y si la necesitan, que sean cortas.

 

-Salir de la cama, no llevar allí la comida o la computadora para trabajar. La cama es para dormir.

 

-Limitar el uso de computadora, celular, tv… sobre todo después de las 18 hs.

 

-Hacer ejercicio durante el día, de cualquier tipo. ¡Lo importante es moverse! Y si podemos ponernos linda música mientras realizamos las tareas de la casa mejor.

 

-Buscar la manera de relajarse, aunque sean pocos minutos intentar hacerse el lugar y tiempo para uno, así sea en la ducha. Podemos ayudarnos de meditaciones guiadas cortas para empezar, hay muchas en Internet y de buena calidad.

 

-No saltear las comidas principales. Comer sano es importante para el cuerpo y la mente. No consumir bebidas estimulantes antes de dormir.

 

-Si después de haber intentado con estas recomendaciones, perdura el insomnio y la angustia, no se asusten porque tiene solución. Lo que hay que saber para poder manejarlo, «es que esto no es para siempre, que está vinculado al contexto en el cual estamos insertos, más las preocupaciones de cada uno», concluye Vanina.

 

-Tengamos la certeza de que todo va a estar bien. Nuestro corazón va a sanar; el mundo va a sanar. Solo es cuestión de tiempo.

TAMBIEN TE PUEDEN INTERESAR: