Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Accidente de Sol Líneas Aéreas: a 9 años de una tragedia sin respuestas

El 18 de mayo de 2011, un total de 22 personas murieron al estrellarse el avión en que volaban con destino a Comodoro Rivadavia. Cinco de ellos eran de esta ciudad: Eduardo Musacchio, Antonio López, Sara Tula y Gustavo Basaldúa. Se cumplen 9 años de una tragedia sin respuestas.

 

Nueve años pasaron de aquella noche negra de la historia de la aviación argentina que enlutó a Comodoro Rivadavia. El 18 de mayo de 2011, un total de 22 personas, entre pasajeros y tripulantes, fallecieron al estrellarse el Saab 340 que realizaba el vuelo 5428 de Sol Líneas Aéreas.

 

El avión de la empresa Sol Líneas Aéreas se dirigía desde Neuquén a Comodoro Rivadavia y se precipitó a tierra en el paraje de Prahuaniyeu, a 45 kilómetros al sur de la localidad de Los Menucos.

 

Cinco de los fallecidos eran de Comodoro: Eduardo Musacchio, Antonio López, Sara Tula y Gustavo Basaldúa.

 

QUIENES ERAN LAS VICTIMAS

 

Musacchio era un reconocido geólogo y profesor de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, padre de Sebastián, quien en 2009 fue asesinado cuando recorría Catamarca como mochilero.

 

Basaldúa era gerente de la sucursal Comodoro Rivadavia del Banco Credicoop. Lo esperaba su novia en el aeropuerto de esta ciudad. Se iba a casar en poco tiempo.

 

Begovic, de profesión ingeniero, ocupaba uno de los máximos cargos de la empresa Clear en el grupo Indalo. “Había ido a Mendoza a firmar un convenio y venía a una reunión de directorio. Era una persona excepcional que hace 20 años que estaba en la empresa”, lo recordó ayer el gerente del grupo empresarial, Gustavo Lupiano.

 

Sara Tula había viajado a Mendoza hace dos meses por cuestiones familiares y regresaba a Comodoro Rivadavia para visitar a sus hijos.

 

Antonio “Tony” López, de 54 años, era originario de Córdoba, pero residía junto a su esposa e hijos en Comodoro Rivadavia. Se había jubilado tres meses atrás como operario petrolero. Sin embargo, había vuelto a trabajar en una firma de ese rubro. Regresaba de un viaje laboral desde Mendoza.

 

Mientras, Carina Soledad Mansilla de 20 años y su bebé Santiago Benjamín Slopper, de apenas diez meses y único niño que viajaba, eran oriundos de Pico Truncado. Se trata de la esposa y el hijo de Daniel Slopper, quien hasta hace pocas semanas fue subsecretario de Interior del gobierno de Santa Cruz.

 

Los restantes pasajeros tenían vínculos laborales en Chubut o Santa Cruz.

 

Marcelo Frías, de 42 años, oriundo de Córdoba, era padre de una niña de 9 años. Había subido al avión en la capital cordobesa en el marco de su trabajo como “inyeccionista” en pozos petroleros, motivo por el cual viajaba cada 15 días a Comodoro Rivadavia.

 

Jorge Jacomes, de 30 años, residía en la localidad mendocina de Godoy Cruz junto a su esposa y sus dos hijos. Viajaba a Comodoro Rivadavia como empleado de una empresa petrolera.

 

Diego Córdoba, vivía en Luján de Cuyo, Mendoza, estaba casado y tenía dos hijos. Viajaba continuamente a Comodoro Rivadavia donde también prestaba servicios en una empresa petrolera.

 

Juan Manuel Ruiz y Darío Runjevac residían en Neuquén y trabajaban para la empresa de servicios petroleros Key, como gerentes de recursos humanos y de logística, respectivamente. Ambos tenían previsto mantener ayer a partir de las 10 una reunión de trabajo en Comodoro Rivadavia.

 

Rubén Demaría tenía domicilio en la capital de Neuquén y trabajaba en la empresa de servicios de ingeniería y arquitectura Ciar.

 

Emanuel Olivera también se desempeñaba en Ciar y viajaba por razones laborales junto a Demaría. Estaba domiciliado en Plottier, Neuquén.

 

Andrés Cerioni y Luis Vargas, eran oriundos de Mendoza y se desempeñaban como contratistas de la minera Cerro Vanguardia S.A., en cercanías de Puerto San Julián.

 

Gustavo Castro también era oriundo de Mendoza mientras que Hugo Di Filippo y Fernando Pulozzi, tomaron el vuelo en Neuquén. No se conocen mayores detalles acerca de estos tres pasajeros, pero se presume que viajaban a la región por cuestiones laborales.

 

Respecto de la tripulación, Juan Raffo, de 45 años y oriundo de Córdoba era el piloto del avión accidentado. Padre de cuatro hijos, había trabajado en Southern Winds y en Prefectura Naval. Había comenzado su carrera en la Escuela Naval de Buenos Aires.

 

Adriano Bolatti era el copiloto de la nave. Junto con Raffo fue elogiado ayer por la empresa Sol que los calificó de profesionales “con experiencia”, “muy meticulosos” y “en plena capacidad de sus actos”.

 

Jesica Fontán era rosarina y la única azafata del vuelo. El titular de la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA), Ricardo Frecia, aseguró ayer que la joven había realizado varias denuncias por las condiciones de trabajo en Sol y sostuvo que la compañía “viola sistemáticamente las normas” de protección de los tripulantes.

Fuente: El Patagónico

TAMBIEN TE PUEDEN INTERESAR: